Son las palabras que llenan una hoja

Una recomendación

In 600 on 5 febrero 2010 at 2:34

“Vagón-bar” es un libro de José Francisco Sánchez que les recomiendo. En las columnas que me han gustado he puesto un post-it amarillo y uno verde en las que no. Resultado: cinco a dos. Me restaba hacer una criba para que el final del partido fuera empate a uno; pero como llevo treinta minutos intentando cambiar el marcador y no hay manera, he decidido mantener ganador al equipo amarillo.

Tarjetas rojas del encuentro. Sin culpa, sin perdón no llega a convencer. Me explico. Es una buena columna, la enumeración de pecados y pecadillos da que pensar y el final es, aunque previsible, tajante y honrado. El problema es que una se queda con ganas de más profundidad. Maneras de morir es la que menos me ha calado, simplemente porque no me interesaba. Se me puede achacar que no me gusta pensar en reflexiones sobre la muerte o porque me da pánico. Mentira. Tenía que elegir alguna y aquí está; creo que el cuarto párrafo es confuso y hay saltos bruscos entre ideas o, simplemente, que no es un relato fascinante.

Las mejores jugadas. Las narraciones sobre personas cercanas son apasionantes, hay muchas y alguna es especialmente buena. Sin embargo, creo que cuando se escribe sobre una persona querida es muy difícil hacerlo mal porque, al final, son homenajes y no hay más remedio que homenajear como es debido. Entre ellas, me quedo con JB+ y el motivo es bien absurdo: yo también tengo un amigo JB (uno que hace honor a su nombre, pero con moderación) y ya se sabe que la cercanía siempre es un punto a favor; es una historia de fidelidad y constancia que resulta entrañable. De él es otra de las impactantes, sencilla, ilustrativa y educativa; es una de esas historias que, irremediablemente, te llevan a pensar en otra cosa. En este caso, en mi padre y en lo que me ha enseñado. Pienso que Paola y Pedriño es el gran tesoro del libro, emociona poco a poco, tiene un ritmo pausado con toques de humor y arranca una sonrisa al final; y eso es lo que más admiro cuando leo una columna: esa sonrisa que dura unos segundos más y no me deja empezar la siguiente hoja como si nada hubiera pasado.

Aún me quedan dos tantos. Uno es Dígale que la quiere mucho y es por una razón personal: ya leí esta columna hace tiempo. No creo que fuera en 1994 porque en aquellos tiempos iba a cumplir ocho años y, aunque la vocación de periodista lleva tiempo acompañándome, dudo que a esas edades anduviera ya leyendo columnas. Sería en algún otro momento y en algún otro lugar, pero me marcó y nunca la volví a encontrar. Hasta hoy. Así que, por eso, porque lleva en mi memoria muchos años, tendrá que tener algo. En los últimos minutos del partido se marcó un gol de campeonato: Van Gaal, porque una se siente identificada cuando se habla de pisos de estudiantes y porque una columna que consigue arrancar carcajadas merece la pena.

Para terminar, mi elección es el PRÓLOGO. Brillante. Porque la primera frase te hace seguir leyendo irremediablemente, es de esas  que piensas “Esto tiene que ser bueno”. Porque lo que presentía cuando leía se contestaba un párrafo más abajo, que piensas “Parece que me está escuchando”. Y porque el último párrafo confirmó lo que sospeché dos páginas antes. Efectivamente, terminé el libro, elegí más columnas buenas que malas y no las comenté detalladamente porque, aunque el profesor López-Pan lo haya mandado, no soy quién para ir analizando lo que escribe Paco Sánchez. Faltaría más.

Anuncios
  1. ¿Cómo nadie se dio cuenta de la falta de ortografía que me va a suponer un suspenso???????
    Puse ANDARA, en vez de ANDUVIERA

  2. Carolin, querrás decir “clase”, “aprovecháis” y “cómo”, ¿no?

    Paula, es una columna que deja buen sabor de boca. Es alentador. Iba a apuntar un par de correcciones: la de “jitanica” -ya enmendada por tu madre- y la de “Galápago”, que creo que va en plural, con ese. Sólo una nota negativa más: el comienzo es poco intenso.

    Por lo demás, el texto compagina con acierto el diálogo con la reflexión, binomio difícil de abordar, y el lenguaje del que te sirves -que en mi opinión es tu mejor baza, hoy y siempre- es preciso y plástico.

    ¡Gracias!

    • Willy!!!siempre comentas a Paula en columnas que son mías!y yo nunca entiendo nada de lo que me quieres poner…así que haz el favor, y comenta en la columna que es!!!

  3. Yo también me quedo con JB+. Me parece una historia redonda. ¿No te ocurre que cuando lees columnas recopiladas en un libro te parece que están como muertas? No hay mejor columna que la del día en cualquier periódico(claro, que sea medianamente buena). Como los donuts: frescos del día.

    • Completamente de acuerdo, cuando tienes que leer muchas columnas seguidas y, además, del mismo autor, se suele convertir en una lectura mucho más mecánica. Pero siempre es bueno tener antologías de esas por casa para poder echar mano de los grandes relatos… de vez en cuando

  4. Como aprovechais las tareas de lase…en fin hay que cubrir 600palabras, no??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: