Son las palabras que llenan una hoja

Nuevos expertos

In Calamares en su tinta on 16 febrero 2010 at 16:43

Cuando voy sola en autobús me lo paso pipa porque me creo una espía descubriendo códigos secretos entre simples pasajeros. Sí, creerán que estoy loca, pero si leo, me mareo. El otro día me topé con algo sorprendente: una chica que rondaba ya el cuarto de siglo  le decía a su amiga: “Ese no es un mensaje de contestar al momento… espera un poco y hazle sufrir”. Yo, perpleja, me dediqué a investigar sobre el asombroso mundo de los ‘sms’ y llegué a algo mucho más sorprendente: el fascinante universo de las llamadas perdidas.
Sólo con llamadas perdidas hablamos mil cosasPrimero hay que clasificar personas. Unas hacen una llamada perdida para que las llames porque no tienen saldo suficiente; otras llaman como queriendo decir: “Hola, que sepas que me acuerdo de ti”; incluso las hay que dan avisos del tipo: “Hola, a ver si te acuerdas de mí, porque yo, como ves, sí que lo hago y por eso te acabo de hacer una perdida”. También, me he dado cuenta de que hay familias que tienen el método desarrolladísimo: un tono es “compra el pan”; dos, “llego tarde, haz tú la comida”; tres es “ve a buscar a los niños”. Uno largo, dos cortos y otro largo es “se me ha hecho tarde en la peluquería así que no voy a poder ir al médico con el crío, ve a buscarlo a natación, llévalo al ambulatorio y no lleguéis tarde, por favor, que me ha costado mucho conseguir la cita”. Y así, innumerables combinaciones.

Después hay que tener en cuenta la hora… las connotaciones son inmensas y existen verdaderos expertos en este sutil idioma. Si cualquier día laborable en hora laborable recibes un casi inaudible pitido en tu teléfono, alguien letrado en el tema te dirá: “Nada, seguro que se ha equivocado, es que Fulanito tiene móvil nuevo y todavía no lo controla bien”. Si descubres una llamada perdida un viernes a horas intempestivas, tu fiel amiga y sabedora de significados ocultos te aclarará que: “Seguro que Menganito está en la discoteca y se ha acordado de ti”. Y si el momento elegido es, por ejemplo, un domingo a las diez de la noche, quien tengas al lado -siempre hay alguien- dirá nervioso: “Uy, ¿a estas horas?, ¿un domingo? Yo creo que le pasa algo, será mejor le llames”.

Las situaciones también cambian según el grupo social. Una adolescente dirá: “Tía, qué fuerte, Sergio me acaba de hacer una perdida” A lo que la interlocutora responde: “¿Y qué ha pasado?”. Y la amiga (muy ofendida): “Pues eso, tía, que me ha hecho una perdida”. Llámenme maniática, pero esto es raro.

Hasta se puede medir el tiempo con las llamadas, pero no se confíen, no es fácil…Un amigo dice que va a buscarte y que cuando salga de su casa te hace una perdida. Entonces, tú comienzas a hacer cálculos que suelen rozar la esquizofrenia: vale, sale de casa, baja al garaje y con la hora que es, pillará atasco, así que…calculo quince minutos desde la perdida hasta que llegue… Pero sigues cavilando: no, porque como él sabe que habrá atasco, puede que vaya por la circunvalación y entonces está en cinco minutos… O: no, porque a estas horas seguramente tendrá que llevar a su hermana a ballet y entonces son unos veinte minutos… Al final, bajas pronto y tienes que esperar, o decides ir con tranquilidad y tomarte tu tiempo y entonces tu amigo te ha hecho ocho perdidas. En este caso el significado lo descifro hasta yo: “Joder, baja ya, que te estoy esperando, ¿no te he dicho que te hacía una perdida al salir de mi casa?”.

Tras mis investigaciones y tener amigos que llevan cuatro años con un euro de saldo, he llegado a la conclusión que ahora comparto con ustedes: la gente tiene mucha jeta.

Anuncios
  1. Muy divertido, y sí, prometo decirte las que no me gusten. Esos saberes relevantes, los de las perdidas digo. Puedo añadir que mi madre me manda mensajes del tipo: “baja a cenar”, cuando yo estoy en mi habitación, por aquello de no elevar demasiado la voz.

  2. Refrescante y entretenido análisis acerca de los “sms”. Aunque “yo no manejo”. La exposición es divertida y sorprendente su final y bien cierto. Con cierto desparpajo y mímica, en vivo podía servir para eso que ahora llaman “monólogos” y, no se por qué, tienen que tratar siempre de hacer reir. A este respecto, recuerdo cuando estuve “visionando” en el Teatro Gayarre (obviamente, con este nombre, de Pamplona), a la magnífica actriz, Lola Herrera (hermana de la de los bolsos, Carolina, que, dicho sea, ni en diseño, peso, confección, ni formato, justifican su elevado precio), en esa difícil interpretación de “5 h. con Mario”, que no es necesario hacer reir si el tema y la interpretación son elevados en el contenido y la forma, respectivamente. En resumen, muy bien, mi felicitación a la autora y animarle a continuar en esa línea porque demuestra ironía que es la expresión más inteligente del sentido del humor. Únicamente, por añadir algo exprimiendo las situaciones, ¿qué me dices de los tonos y sus electores?, ¿cuando en un momento de recogimiento en Misa, se oye esa musiquilla de organillo de Lavapies y se oye a la destinataria del mismo decir con todo descaro: “estoy en misa, luego te llamo”?.,Un cordial saludo.

    • Muchas gracias
      Completamente de acuerdo con el precio de los bolsos… lo que no quita que quiera tener uno en mi armario…
      Esta columna está aquí gracias a Paula, porque cuando terminé de escribirla el gran fallo que le vi fue precisamente que parecía un monólogo y no me convencía como algo literario; pero Paula me animó y aquí está.
      Ah!Y no tardaré mucho en escribir una segunda parte centrándome en los tonos, muchas gracias por la idea.

  3. Ah! Y resulta elocuente el párrafo de los días y las horas en que se hacen las perdidas.

  4. Buena idea y bien desarrollada. Yo no habría sabido explayarme tanto sobre un tema así. Sólo un par de apuntes: “rondaba ya el cuarto de siglo”… o sea, tenía unos veinticinco años; y “Tía, qué fuerte” con tilde en la “e”. Pero muy, muy bien, Lychu!

    • Guillermo!Eres único, y muchísimas gracias por tus correcciones, las aplique o no.
      Sabes que eres uno de los artífices de esta columna, así que gracias otra vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: