Son las palabras que llenan una hoja

Diálogo con un americano

In 600 on 2 marzo 2010 at 2:38

Matt es alto como las secuoyas que crecen cerca de su casa en Washington, y sano y robusto como ellas. Pero, cada vez que viaja de España a los Estados Unidos para visitar a su familia, la deja preocupada porque, de puro flaco, lo ven siempre medio enfermo. Como si sus fibras se debieran a los productos europeos. Aunque su físico no le descubra, yo sé que Matt sigue siendo un zampa-bollos. Solo que en España no hacemos bollería tan rica y barata como la americana, así que, como estadounidense abandonado a un solo dulce, se resigna con los cereales. Puede decirse que la dieta de Matt se sostiene con base en los cereales de miel, miel y canela, cubiertos con azúcar −frosted, como dirían los americanos−, de frutos secos y pasas, con vainilla, cereales de máxima fibra −alpiste, vamos− y todo tipo de cosas crujientes que puedan ahogarse en un bol de leche entera, pasteurizada, con natas y bien de grasa. Eso es lo que, en parte, engorda a los americanos y lo único que mantiene a Matt con vida: la leche entera, sin Nesquik ni Cola-Cao, y que sabe a vaca. Eso y cereales.

− Lo malo de estas cajas de cereales es que son muy pequeñas. En los Estados Unidos son el doble de grandes, y hay muchos más tipos −dice mientras se lleva una cucharada de crispies de chocolate a la boca.
− Es que aquí no comemos tantos como allí.
− Ya, pero no lo digo sólo de los cereales. En realidad, todo aquí es más pequeño. Eso es algo que me llamó mucho la atención cuando vine de Estados Unidos, en serio. Las cosas son más pequeñas aquí.
− Hombre, también tenéis más espacio allí para guardarlas. Tenéis unas despensas que son como esta cocina.-Matt se queda pensativo.
− Sí…en Europa se aprovacha más el espacio.
− Claro, por eso vamos a la compra una vez por semana, no es que nos guste. Vosotros cogéis el coche un día, llenáis el maletero hasta arriba y no volvéis al supermercado en un mes.
− Lo que quiero decir es que en Europa aprovachais mejor el espacio en todo. Los vasos los ponéis dentro del armario en montón de pisos, así chuck-chuck −gesticula poniendo una mano sobre la otra− y os caba todo. En una casa americana eso no te importa. Siempre caba todo.
− Bueno, es que las casas en América son más grandes y están más distribuidas por el territorio. Aquí construimos en vertical y allá en horizontal. Tener en un piso una despensa como las vuestras sería una pérdida de espacio y de dinero. ¡Sabes cuánto dinero vale el metro cuadrado en la ciudad?
− Qué raro…nunca había pensado que todo era pequeño por eso− dice mientras juega con la cuchara como si hubiera tenido una idea. Después seguimos comiendo los dos hasta que Matt vuelve a decir:
− ¿Sabes otra cosa que me llamó la atención de Europa? Los váteres, aquí funcionan mejor. No sé si sabes que los descubrió un tío que se apedillaba Crapper. Por eso, cuando dices, en inglés, que algo es una mierda dices que es un “crap”.
− Qué mal que se acuerden de ti por eso… Oye, quizás funcionan mejor en Europa porque, como las ciudades están más concentradas, las cañerías tienen que recorrer menos espacio.
− Es posible −dice Matt sorprendido por la buena idea− nunca se me había ocurrido.
− O, ahora que pienso más, puede que sea porque los europeos comemos menos.
A los dos se nos salió la leche por la nariz.

Anuncios
  1. Americanos… Así son.

  2. Me ha gustado mucho.Sigue a si paula.

  3. Me parece que siguiendo la opinión de Matt escribieron la nueva canción que va a Eurovisión que dice algo así…”Algo chiquitico, algo pequeñito….” pero apoyo su punto de vista. En cualquier caso le doy un dato: en LIDL los cereales son bastante buenos y las cajas son bastante más grandes. El de Kellogs que compramos en casa lo redujeron de tamaño, por lo menos una cuarta parte y el precio quedó igualiiiiiito.
    Y algo para los que critican la escasez de luces de Matt, a mi también me ha costado acostumbrarme a los espacios pequeños. Así que ya somos dos.

    • De acuerdo contigo en todas las cosas. Cuando vino el euro, las cucherías subieron casi al doble de lo que costaban con las pesetas. Se excusaron diciendo que también habían aumentado de tamaño. Teniendo en cuenta lo que cuestan ahora, apenas me cabrían dos o tres golosinas en el bolsillo. Pero las golosinas dejaron de crecer después del 2001, mientras que el precio se ha duplicado.

  4. Paula, supongo que el tipo que inventó el vater mas que apedillarse se apellidaría, como el resto de los humanos. Por lo demás y haciendo gala de mi falta de objetividad te diré, una vez más, que me ha gustado mucho la columna. Un beso

    • Bueno, pero quedó inmortalizado en los inodoros, con lo que se apellida, diremos. De hecho, según la wikipedia, aunque se le atribuya a él el invento de ese magnífico instrumento de deshechos, no parece que fuera él su creador. Sí que tuvo una empresa de retretes, por decirlo de alguna manera. Pero de hecho, voy a poner un link en el nombre de Crapper, para que se informe quien quiera. Me alegro de que vuelva a gustarte!

  5. Creo que a “Matt” le faltan luces…

  6. Parece que le faltan luces a “Matt”…

  7. Chulísima!!!pero estoy con Willy, recude los diálogos, y más al final!!Mira, lo de los abuelos queda muy entrañable, pero fuera!que no viene a cuento, no sé cada vez se va haciendo más monólogo ok?
    Pero muy bien!!!

    • Oído cocina. A ver qué os parece la misma versión con algún retoque. (Ah, te debo una oportunidad filolychu. He pensado que con los agobios y el afán de descubrirte faltas, no he podido disfrutar del todo de la tuya. Así que, la semana que viene, le doy otro repaso)

  8. Arriesgado, Paula, muy arriesgado! Pero, una vez más, das en el clavo. La historia cíclica queda, la verdad, redonda. El estilo incide con sencillez en lo cotidiano. Tan sólo un consejo: aligerar un poco los diálogos. Uno no suele soltar esas parrafadas.

    • ya sabes que mis conversaciones suelen ser un coñazo… Pero ahora que el diálogo es con reflexión, evitaré eso. Muchas gracias a los dos, José Antonio y Guillermo; los más fieles.

  9. Muy buena columna, Paula!!! Sí, sois vosotros. Además, me encanta ese avanzar del texto en el que se mezcla la parsimonia de la autóctona y la candidez del forano: crea una atmósfera de intimidad y humor. Como diría JN, AVANTI!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: