Son las palabras que llenan una hoja

Día de hombres

In A tinta fría on 16 marzo 2010 at 4:26

Todos los días son días de padre, si tienes hijos. Si no, puede tomarse la fecha oficial del día del padre como el día del hombre que falta en nuestro calendario. Como ocurre en Bulgaria con el día de la madre, que coincide con la de la mujer; lo mismo que en Rumanía, Rusia, Serbia y otros países. En España, donde aún queda algo de catolicismo, el día del padre es el día de San José, padre adoptivo de Jesús (el crucificado) y patrono de los seminaristas (futuros curas). Y no es, como muchos imbéciles pueden pensarse, un día inventado por El Corte Inglés. Padres y madres los ha habido desde el origen de la especie y, desde que el hom-ujer pasó a ser griego y algo más culto, se ha homenajeado la pater-mater-nidad. Pero desde que el mundo es más estadounidense que mundo, la mayoría de cosas se remontan al continente americano. Los Yankees fueron los primeros en oficiar un día para sus padres y para las madres que les parieron. A diferencia del Génesis (primer libro de la Biblia), en el que viene primero Adán, se ofició antes el día de la madre. Quien lo impulsó fue Anna Jarvis, nacida en Virgia del Este en 1864. Cuando murió su padre, en 1902, la familia se trasladó a Filadelfia, aunque la casa de Virgina se conserva todavía hoy como museo.

Tres años más tarde, después de que su madre muriera el 9 de mayo, peleó incansable para que se celebrara el día de, no sólo la suya, sino de todas las madres. En 1914, el presidente Woodrow Wilson fijó un día nacional para todas ellas: el correspondiente al segundo domingo de mayo; aunque en España se celebra el primero. Lo que Anna Jarvis nunca esperó es que su homenaje se convirtiera en una fiesta comercial. Tanto se disgustó que las malas lenguas (Wikipedia) dicen que presentó una demanda en 1923 para que se suprimiera la festividad. Durante una reunión de madres que, además de tener hijos en la guerra, vendían claveles (flor simbólica del día de la madre), Anna Jarvis se enfureció tanto que tuvieron que arrestarla por disturbios. Con la misma intensidad con la que promovió la fiesta oficial, luchó para que la misma se eliminara.

La historia del Día del Padre, cosa de hombres, es mucho más sencilla. La maniobra la llevó a cabo otra mujer, también americana. Sonora Smart Dodd, original del Estado de Washington, quiso conmemorar la figura de su padre. La mujer del Señor Smart murió dando a luz a su sexto hijo, así que el hombre solo sacó adelante a la familia, hasta que murió un 19 de julio. Su hija, que comenzó festejando únicamente la honorable figura de su padre, logró que el presidente Calvin Coolidge reconociera el Día Oficial del Padre en 1924; que acabaría celebrándose el tercer domingo de junio. En España se celebra el viernes, igual que en Honduras, Italia, Portugal y otros países.
Hay lugares en los que la fiesta cae en enero y otras partes en las que se celebra en diciembre. Pero, sea con el calendario gregoriano, como con el islámico o el chino el Día del Padre se celebra en muchas partes del mundo, como el de la madre. A Anne Jarvis o a la Señorita Smart les movían los sentimientos; al Corte Inglés el dinero y a los religiosos San José. Qué importa. Todos los días sois padres. Peor aún: todos los días sois hombres… Muchas felicidades.

Anuncios
  1. Denso “editorial” bien documentado, que precisa de una lectura reposada. La autora persiste en llamar “americanos” únicamente a los que habitan al Norte de Río Bravo, también llamado Río Grande, como si los del Centro y del Sur de América no lo fueran.
    Con el sugerente enunciado “Día de Hombres” uno espera ingenuamente, confundido sin duda por lo significado de la fecha y parabienes que espera, también ingenuamente, recibir una cierta loa hacía los de nuestra especie, pero ¡oh cielos! el Día del Padre no es sino una excusa, un arma en manos de la autora, primero, para hablarnos largamente de la mujer y de su día, que, en realidad, son todos los del año (reto a los oponentes); y, segundo, para zaherirnos sin compasión, hasta no tener piedad al final, pues “peor aún”, aunque sin establecerse previamente el comparativo de “malo”, no nos deja margen alguno al optimismo: si malo es ser padre, peor ser hombre, lo cual es un contrasentido por cuanto nuestra miserable (se que le gustará a la autora) naturaleza humana es anterior a la condición misma de progenitor, por lo menos hasta “lo de Zapatero”. No me extiendo más, enhorabuena por el artículo, muy interesante, y no perdamos nunca de vista la estructura del lenguaje.

    • Lo de americanos lo hago por eso de restar prestigio a unos y donárselo a los otros… En verdad tienes razón. Debería decir norte americanos, pero como uno no se aclara si Norte y Sur se sostienen sobre una misma o distinta plancha sobre el mar, uno se confunde… Y yo me equivoco con las generalizaciones; como siempre. Es un texto duro, pero un guiño también, como le dije a José Antonio. No espero que ningún hombre se sienta ofendido ni ninguna mujer alabada. Es una columna en torno a los seres humanos y, por qué no, acerca de hom-ujeres.

  2. “Peor aún: todos los días sois hombres”… ¿Un poco agresiva en esta ocasión?

    • Es un guiño al lector chicos, un guiño… Esta vez un poco picante, José Antonio. Y es que, como bien sabes, estoy leyendo a Reverte, y a veces es algo sintomático. Sabed, compañeros, que a Carolina le gustó bastante esa aspereza, en la que llevais del mundo la razón entera. Apunto vuestras críticas y os mando un muchas gracias.

  3. Bien, Paula, como te he dicho, aunque algo flojo en la forma. La contundencia y aspereza resultan -quizá- excesivas. Pero el mensaje es sugerente.

  4. Paula, aunque ya no hago comentarios, aquí, siempre te leo y siempre, también, me gustan tus escritos “a rabiar”. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: