Son las palabras que llenan una hoja

CERVEZA PARA NIÑOS

In 600 on 5 mayo 2010 at 19:23

El viernes entró en vigor la Ley General de la Comunicación Audiovisual. Ya existe en España una regulación moderna de los contenidos audiovisuales, mejor dicho, de la televisión y de la radio. Una legislación que adecúa el país al progreso de Europa, a su moralidad. La ley obliga a que esos medios audiovisuales se adapten mejor a las personas con discapacidad, aseguren la igualdad entre el hombre y la mujer, dejen la pornografía para la noche y releguen la supersitición a las horas de la madrugada. Como un amante, esta ley interfiere entre la publicidad y el alcohol marcando el mismo comienzo que tuvo con el tabaco hace unos años y que acabó en serio divorcio. Adiós al Malibú, a la vida que no debe tomarse tan en serio, al baile de Ron Barceló y a los frailes futbolistas que fabrican Frangélico. Pero adiós también a los juegos que engañan a los espectadores diurnos con billetes falsos de 100 y 500 euros. Ya era hora de que ese tipo de programas se emitieran en horario de teletienda y pornografía.

La ley de 1994 se encargaba de proteger al menor en dos ámbitos: publicidad y programación, regulados en dos artículos distintos. Como a Europa le da por crear tantos derechos como nuevas leyes, desde el viernes los niños tienen uno nuevo en la televisión y en la radio. En lugar de un artículo, hay un derecho de seis puntos con un hexálogo de mandamientos que debe cumplir la publicidad en un horario infantil escaso, que sólo encuentra cuatro horas en toda la franja horaria televisiva: de ocho a nueve de la mañana y desde las cinco hasta las ocho de la tarde. En el hexálogo, apuntado ya en la antigua ley, se prohíbe a la publicidad cumplir su fin, porque las comunicaciones comerciales publicadas en esas cuatro horas “no deben animar directamente a los menores a que persuadan a sus padres o terceros para que compren bienes o servicios publicitados”. La diferencia con 1994 es que ahora las medidas van muy en serio. Si antes las regulaba la rápida justicia española, la ley actual ha creado un consejo que asegure el cumplimiento de esas normas. El nuevo gasto del austero estado español es el CEMA, el Consejo Estatal de Medios Audiovisuales. Además de controlar esos medios para que cumplan las normas y castigarles con sanciones económicas si no lo hacen, velará por la transparencia y el pluralismo en su ambigüedad. Una serie de funciones que no distan de las que tenían los clásicos órganos censores del siglo pasado, por mucho que la moralidad por la que velen sea la europea; que no es la única ni la mejor. A pesar de que la ley y el Gobierno declaran el CEMA independiente de los poderes políticos y económicos, sus miembros los eligen cada seis años tres quintas partes del Congreso de los Diputados. Así que la independencia del órgano que regula gran parte del cuarto poder, es equiparable a la independencia que tienen en España los otros tres poderes.

En 1994 funcionábamos con pesetas. A muchos españoles les sigue pareciendo más sencillo manejar grandes cifras con esa divisa. Pues bien, mientras que las faltas graves que cometía la televisión en materia de comunicación audiovisual se penalizaban hasta el miércoles con multas que iban de dos hasta 15 millones de rubias, a partir de ese día, las faltas graves que pagará la televisión llegan hasta los 83 millones. ¿Qué tipo de faltas son? Las que atentan contra los derechos de los menores, como anunciar cerveza a las siete de la tarde.

Anuncios
  1. ¿Y para qué tanto bombo cuando lo realmente preocupante son otras muchas cosas?
    Quiero decir… tres hurras por el funcionario de turno cuya bombillita se haya encendido y de una vez por todas haya conseguido endurecer las penas contra este tipo de AGRESIONES a los niños… pero, ¿y si vamos más allá del tema publicidad? Puestos a hablar de los efectos nocivos de la televisión en los peques, podíamos también sacar a colación como ejemplo madre ese gran imperio llamado DISNEY CHANNEL, ¿no? A fin de cuentas, el 70% de los menores de 15 años en España lo ven diariamente.
    Tenemos una amplia gama de comecocos televisivos en la parrilla de programación de Disney y sus múltiples variantes: Hannah Montana, los Jonas, Patito Feo y demás telenovelas cutres disfrazadas de series infantiles que no hacen más que transmitir ideas frívolas y equivocadas a las cabecillas vulnerables de nuestros benjamines.
    Y oigan, hablo con conocimiento de causa, que para eso soy profesora, aunque sea en prácticas. Cada día me mata más vigilar los patios en el colegio. Todas las niñas son Hannahs, y todos los niños son Jonas. Y tanto Hannahs como Jonas hablan a todas horas de vestidos, novios, conciertos, glamour, populares y margis… una delicia, ¡vaya!

    • Precisamente, Lydia y Joyce escribieron sobre la modificación de los cuentos clásicos de Disney, que pocos quieren modificar para eliminar los clichés machistas de otra época. Hace poco, la eterna intérprete de Hannah Montana dijo que con sus 16 años ya era suficientemente mayor como para seguir en Disney. Así que pronto dejaremos de verla en el canal. Los Jonas, que empezaron como cantantes y ahora tienen su propia serie en Disney Channel tienen algo bueno y algo malo. En principio tienen principio, siguen una ética y si te fijas, la serie ridiculiza el amor que le tienen sus fans. Pero a mí me gustaría decir que, viendo la programación que hay en España, Disney Channel me parece la mejor alternativa. Si los padres midieran la cantidad de horas que sus hijos ven la televisión, entonces no se harían tan fanáticos de los actores. Cualquier niño, después de ver una película se cree que es el protagonista. Se pone a hacer pócimas, inventos, a saltar en la cama y a romper los adornos que hay por la casa. Eso no me parece malo. El error es dejar que esos niños idolatren a los protagonistas de las series que ven. Pero, como decía un profesor mío, parece mentira la cantidad de cosas en las que puede llegar a creer el hombre cuando deja de creer en Dios. Habría que meterle mano y categorías mejor definidas a su idolatría.

  2. ¿Y cuándo prohibirán los anuncios de colonias y perfumes en campaña navideña? Al final me voy a hacer hippie y cantaré mantras en las bocas de los metros que recen : “Prohibido prohibir”. Ya está bien: que prohiban menos los estados y que los papás no sean tan permisivos. Me ha gustado tu texto. Una pega: ¿es un editorial? Si lo es, se va un poco de la forma canónica

    • A este texto tengo que darle alguna pincelada. Me comprometí a cambiar el párrafo del medio, pero empezaron exámenes como sin querer. A ver si cumplo con mi palabra este fin de semana. Está a caballo entre el editorial y la columna; sabes que yo tiendo hacia este último género más que al primero. Me resulta inevitable. Por cierto, en Rusia prohibieron la venta de colonias que superaran unos determinados grados de alcohol, porque los rusos se la pimplaban como si de vodka se tratara. Los acabarán prohibiendo, verás. Pero no tanto porque vayamos a tragárnosla como para no dañar la capa de ozono.

  3. Otro ejemplo más del absurdo al que nos estamos dejando llevar…
    Por lo demás mu bien, el primer párrafo y el último sobre todo; el del medio se hace muy aburrido, deberías haberlo cambiado más a modo columna y no tan editorial…

  4. Supongo que ya es un poco tarde, pero en la frase “Además de controlar los esos medios” y en “se le prohíbe a la publicidad” habría que corregir algo. En una quitaría “los”, y en otra, “le”.
    Por lo demás, apuntas algo verdaderamente significativo. Y desde luego dramático. También me gusta mucho el modo en el que argumentas.

    • Voy a hacerme una experta en leyes. Te equivocas Guillermo. Nunca es tarde para mejorar en algo que va más allá de un plazo y que puede editarse infinitas veces en el infinito espacio de la red. Ya está rectificado, moites graises.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: