Son las palabras que llenan una hoja

Archive for 24 mayo 2011|Monthly archive page

Por el espacio

In 600 on 24 mayo 2011 at 22:44

Quise estar allí, levantando los brazos a la hora de Cenicienta cuando solo se oían las campanadas de Mecano. En medio de la marabunta, como lo describió el sábado Ramón Lobo. Aunque otra vez no podría haber ido, por mi ojo, que lleva impregnándome de males desde agosto.

Diez días después, cuando me encuentro a punto pasar durante 24 horas por los mismos años, veo las cosas de otra manera. Aunque sea a medias, por lo de mi ojo, digo.

Estos días me ha tocado ir a la Plaza del Castillo a hablar con los ‘indignados’. Los pocos que en cuerpo quedan. Y he experimentado que el ser humano necesita la política.

Me presento en el kiosko con mi cámara, una libreta y el bolígrafo que más antigüedad ha tenido entre mis manos. Busco una fuente, una, con nombre, apellidos, edad y procedencia, como me han enseñado en la carrera. Pero en ese lugar nadie manda. Ninguno descubre su nombre por encima del resto. Ahí no me sirven el ‘encargado de’, ‘responsable’, ‘dirigente’, ‘con tal o cual cargo’, todos esos elementos que me han perseguido como una pesadilla a un niño durante los últimos años. Ninguno dirige, aunque solo en apariencia.

También en la Universidad me han enseñado a preparar anzuelos. Como una raya bajo la arena, espero a que a mi lado alguno aletee para tirarle de la lengua. Cuando lanzo una pregunta y alguien se anima, otro le manda callar. Es natural. Hay un grupo de comunicación, otro de actividades, uno más de abastecimiento…que se han ido formando para atender las necesidades de los que aguantan en la protesta. Así, de la esencia solo me responden los primeros, de los planes de esta tarde los segundos y a dónde destinan el dinero los terceros. Están organizados. Pero para que habite el orden por encima del caos, tiene que haber un por encima, una jerarquía, una voz cantante. De esa manera unos comunican, otros recrean y algunos cubren las necesidades más básicas. Con esas tareas diferenciadas, surgen las clases, que se sitúan arriba o debajo según la magnitud del encargo. Tan necesario y digno es comer y beber como explicar el porqué del movimiento. Pero son ocupaciones diferentes y en distinto nivel de abstracción, esa desconocida a la que está llamado el ser racional.

A la tarea de cuidar la polis y la res pública se dedica la política. Creo que eso lo admiten quienes estén o no indignados, aunque a éstos, en general, por lo menos, de oído sensible, se molestan cuando esa voz desafina. Aunque sientan ganas, los indignados no quieren meterle un trapo en la boca y ahogarla, sino enseñarle la escala bajo un compás democrático. Platón diría que ese es el peor ritmo de todos, ya que nivela la opinión del sabio y del ignorante.

Democracia es el sistema que han elegido para estructurarse en su protesta los del 15 de mayo, que hoy cumplen diez días, a la vez que yo 24 años. Una ilusión que alguien, silencioso como el Big-bang, sacó de la sesera de miles de españoles para obligar al resto de millones a espabilar un poco esa nuez que llevamos dentro de la cabeza. Diez días después, el círculo que empezó con unos pocos se cierra en el mismo punto, cargado de materia que se dispersa como meteoritos por el espacio.

Contra Platón, el movimiento incita a que el sabio no se haga ignorante, sino el ignorante sabio. Parece que algo están consiguiendo, aunque el motor necesita demasiada gasolina. Y el depósito parece que solo se llena con millones de firmas.

Anuncios

15M

In Tintarías on 24 mayo 2011 at 15:07

Estoy confundida. Ustedes pensarán que se debe a mi edad. Puede ser, aunque no lo creo. No soy la única que tiene sentimientos encontrados sobre el 15M. Mi problema va más allá del por qué ahora y no hace medio año o por qué con 5 millones y no con 4. Eso, en el fondo es lo de menos.

Lo de más es ¿por qué están ahí? Y ¿qué quieren? Estas preguntas no son fáciles de contestar. Debo confesar que no me siento una persona especialmente estúpida, pero me ha costado mucho enterarme de qué es lo que buscan. Hay un problema grave de comunicación, eso es evidente, porque según yo, hasta que no me he puesto a investigar por mi cuenta, sólo buscaban acabar con el bipartidismo reinante. Y no es que no sea un fin válido para acampar en la puerta del sol. Acampadas más absurdas se han visto. Sino que no están ahí sólo por eso.

Después de navegar por diversos medios de comunicación decidí acudir directamente a las fuentes. Y sólo en su propia página web encontré respuestas. Alzan la voz contra el desempleo, la desigualdad, la situación económica, el descaro de los políticos… Y con casi todo estoy de acuerdo, aunque sin el tinte de izquierdas que por principios no puedo aceptar. Pero me parece muy bien que se quejen. ¡Qué ya era hora! Y no nos da igual. Lo he entendido y comparto el espíritu hasta cierto punto.

De todas formas sigo sin entender una cosa. Cómo va esto: “Modificación de la Ley Electoral para garantizar un sistema auténticamente representativo y proporcional que no discrimine a ninguna fuerza política ni voluntad social, donde el voto en blanco y el voto nulo también tengan su representación en el legislativo”. Curiosa propuesta. ¿El voto en blanco debe tener representación en el legislativo? ¿Cuál? Si el problema del voto en blanco es que no vota a nadie. Habrá que realizar una redecoración minimalista del recinto parlamentario…

BIENVENIDOS

In 600 on 21 mayo 2011 at 16:55

A veces ocurre que nos saltamos un mes. Somos así, personas, inconstantes, personas. Si el día en que se acabe el mundo solo sobrevive seiscientas (oye, podría pasar, quién sabe), pensarán los superhombres o alienígenas que el ser humano moría algunos meses para resucitar otros. Algo parecido a lo que hacemos nosotros con el pasado: establecer categorías a partir de un único dato. Por eso podemos llegar a creernos que todas las mujeres rusas del XIX eran como Ana Karenina, por ejemplo.

Aún y todo, aunque quienes nos leéis menos de vez en cuándo que de cuándo en vez, siempre, siempre, existimos para unos pocos.

Hay gente que cae por aquí sin esperarlo. Claro que nosotros, pero sobre todo sin esperarlo esas personas. Hoy, por coger un día, alguien ha metido en la barra de direcciones esta frase: “Dicen que ‘las segundas partes nunca fueron buenas’”. Casualmente ha dado con el post de Lydia titulado “Y dicen que las segundas partes nunca fueron buenas”, donde mi compañera rememora el segundo viaje a Huesca para participar en el Congreso de Periodismo Digital de este año. ¿Le habrán resuelto esas palabras las dudas a quien buscaba la famosa frasecilla? Que cada uno se conteste.

Otras veces, la búsqueda acierta. Hace unas semanas, allá por el día del padre, alguien buscó en Internet “fiesta día del padre”, con lo que acabó en 600. Esta vez fue culpa mía, porque el año pasado, cuando dábamos los, aunque primeros, rápidos pasos por este blog, yo elegí titular “Día de hombres” a un escrito que indagaba sobre la fiesta de San José, donde desmitifico que lo haya inventado El Corte Inglés, ya que han vuelto a ser los estadounidenses. Menuda sorpresa…

Algunos vienen a seiscientas para aprender “cómo tener suerte en un bingo”, descubrir el “café en Buenos Aires” o el “café argentino”, conocer más sobre la “torre más alta de Londres, fotos”, rememorar tiempos pasados con “fotos de mis amigas ya maduritas”, consejos para disfrazarse con los “vestidos Grecia antigua hombre” o convertirse a la “doctrina hutaree”. Seiscientas solo conserva en sus archivos respuestas para algunas de estas inquietudes. Aunque poco a poco va ampliando la oferta. Esas dudas de ‘los perdidos en la Red’ a veces sirven de inspiración para entradas como ésta que avanza de palabra en palabra, sin mucho esfuerzo, hasta llegar al nombre que nos identifica.

Con razón me decía un cura (o compañero de clase, lo siento José Antonio), que la entrada más leída de su blog era una titulada “se retrasa la regla”. Dios sabrá por qué. Aunque todos lo intuyamos.

Entiendo que solo unos pocos pasen de la portada de nuestro blog. Los demás se cabrearán. Resulta un fastidio que el buscador te lleve a parajes desconocidos, desactualizados, donde gente sin nombre llora sus penas o sus pensamientos. Yo me cabreo cuando soy la víctima, aunque lo agradezco cuando estoy del otro lado. Al fin y al cabo seiscientas sigue vivo gracias a ellos, aunque por ahora ninguno se ha suscrito para recibir en su correo electrónico nuestros frutos más secos, como bien anunciamos a todo el que se da de alta en nuestro blog. Por mucho que nos falte tiempo para sentarnos a idear, he de decir que desde el comienzo andamos sobrados de sinceridad.

Conforme pasa el tiempo, esas búsquedas desaparecen en el apartado “Estadísticas”, y con ellas las personas que andaban con dudas. Recuerdo haberme reído con alguna o incluso ruborizarme con otras pensando qué demonios habría publicado Lydia (luego siempre era un fallo del buscador, claro). Aunque a veces vuelven a picar el anzuelo.

A %d blogueros les gusta esto: