Son las palabras que llenan una hoja

Por el espacio

In 600 on 24 mayo 2011 at 22:44

Quise estar allí, levantando los brazos a la hora de Cenicienta cuando solo se oían las campanadas de Mecano. En medio de la marabunta, como lo describió el sábado Ramón Lobo. Aunque otra vez no podría haber ido, por mi ojo, que lleva impregnándome de males desde agosto.

Diez días después, cuando me encuentro a punto pasar durante 24 horas por los mismos años, veo las cosas de otra manera. Aunque sea a medias, por lo de mi ojo, digo.

Estos días me ha tocado ir a la Plaza del Castillo a hablar con los ‘indignados’. Los pocos que en cuerpo quedan. Y he experimentado que el ser humano necesita la política.

Me presento en el kiosko con mi cámara, una libreta y el bolígrafo que más antigüedad ha tenido entre mis manos. Busco una fuente, una, con nombre, apellidos, edad y procedencia, como me han enseñado en la carrera. Pero en ese lugar nadie manda. Ninguno descubre su nombre por encima del resto. Ahí no me sirven el ‘encargado de’, ‘responsable’, ‘dirigente’, ‘con tal o cual cargo’, todos esos elementos que me han perseguido como una pesadilla a un niño durante los últimos años. Ninguno dirige, aunque solo en apariencia.

También en la Universidad me han enseñado a preparar anzuelos. Como una raya bajo la arena, espero a que a mi lado alguno aletee para tirarle de la lengua. Cuando lanzo una pregunta y alguien se anima, otro le manda callar. Es natural. Hay un grupo de comunicación, otro de actividades, uno más de abastecimiento…que se han ido formando para atender las necesidades de los que aguantan en la protesta. Así, de la esencia solo me responden los primeros, de los planes de esta tarde los segundos y a dónde destinan el dinero los terceros. Están organizados. Pero para que habite el orden por encima del caos, tiene que haber un por encima, una jerarquía, una voz cantante. De esa manera unos comunican, otros recrean y algunos cubren las necesidades más básicas. Con esas tareas diferenciadas, surgen las clases, que se sitúan arriba o debajo según la magnitud del encargo. Tan necesario y digno es comer y beber como explicar el porqué del movimiento. Pero son ocupaciones diferentes y en distinto nivel de abstracción, esa desconocida a la que está llamado el ser racional.

A la tarea de cuidar la polis y la res pública se dedica la política. Creo que eso lo admiten quienes estén o no indignados, aunque a éstos, en general, por lo menos, de oído sensible, se molestan cuando esa voz desafina. Aunque sientan ganas, los indignados no quieren meterle un trapo en la boca y ahogarla, sino enseñarle la escala bajo un compás democrático. Platón diría que ese es el peor ritmo de todos, ya que nivela la opinión del sabio y del ignorante.

Democracia es el sistema que han elegido para estructurarse en su protesta los del 15 de mayo, que hoy cumplen diez días, a la vez que yo 24 años. Una ilusión que alguien, silencioso como el Big-bang, sacó de la sesera de miles de españoles para obligar al resto de millones a espabilar un poco esa nuez que llevamos dentro de la cabeza. Diez días después, el círculo que empezó con unos pocos se cierra en el mismo punto, cargado de materia que se dispersa como meteoritos por el espacio.

Contra Platón, el movimiento incita a que el sabio no se haga ignorante, sino el ignorante sabio. Parece que algo están consiguiendo, aunque el motor necesita demasiada gasolina. Y el depósito parece que solo se llena con millones de firmas.

Anuncios
  1. Lucero, no te identifico. Por ahora, claro. Pero me ha gustado tu intervención. Es que Paula remueve!!

  2. Correoso y utópico artículo. Platón está muerto, el Pueblo tiene su princesa y circo, mucho circo, aunque acabe por no tener un mísero chusco que llevarse a la boca. Vivimos la crisis de las ideas. Los que se autodenominan indignados no lo son: están hastiados de mentiras y desesperanza. Antes, nosotros, la sociedad, tenía unos valores que tiempo ha de los que carece. Vivía la política con ilusión, tratando de alcanzar unos ideales en verdad inalcanzables, una ideología, pero, muerto Franco, surgieron en España, no se sabe de donde, los autodenominados progresistas, término del que se apropiaron los socialistas de todo cuño, finalmente refundidos en torno a Felipe González, unos “descamisaos”. González proclamó como paradigma socialista del momento, el estado del bienestar, que aún continúan proclamando los actuales. Semejante proclama no solo les ha autodestruido sino que con ello nos han arrastrado a todos, también a los del 15-M. Prueba de ello es que hemos tenido que redescubrir, sino que reinventar, expresiones como la de solidaridad, cuando ya en la revolución francesa la llamaban fraternidad e, inclusive, en el evangelio, elevado a virtud teologal, caridad. Paula, un artículo muy, muy interesante, que analiza un movimiento humano del que no se ha escrito tanto, entre otras razones, curiosamente, porque no interesa al sistema estauido.

  3. Yo creo que no deben dormirse, o por lo menos no en sus mentes pensantes. Es cierto que la política está en todo, pero ustedes deben plantearse como mejorar las herramientas políticas. Todos estamos en general de acuerdo con que la democracia es la menos mala de las posibilidades, pero ¿se puede mejorar??¿Se debe mejorar? yo creo que si, y es en los grandes momentos de crisis y guerras que surgen las ideas de cambio o de posibilidades de cambio. ¿Tenemos que esperar a que nos den un tortazo ara reaccionar y cambiar de actitud? o ¿tenemos la suficiente madurez y preparación intelectual para darnos cuenta que el sistema político en el que nos desenvolvemos no es justo? ¿Podemos crear unos semilleros de ideas de cambio? ¿Lo podemos hacer de una forma civilizada y pacífica o tiene que ser en el medio de la calle estorbando a todo el mundo, consiguiendo en ve de adeptos detractores???? Ustedes son el semillero, pongan esas mentes a germinar…….

  4. No terminas de mostrar tu impresión personal esta vez, Paula. Pero no sé si porque no quieres o porque prefieres no decidirte por una posición concreta.

    • Me posiciono más en el comentario de Joyce. Pero es que mi intención no era posicionarme. Me pareció curiosos experimentar entonces, como una obviedad, lo necesaria que es la política, aunque esté desafinada.

  5. Pero no era que tenias que dormir? Deja de escribir y a dormir…

    • Creo que ese comentario iba para Joyce………………. ES MI CUMPLEAÑOS y tenía que esperar la llamada de ese al que algunas llaman príncipe. Yo le llamo Matt, y ese lleva una corona de las grandes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: