Son las palabras que llenan una hoja

Los bares de Internet

In 600 on 6 octubre 2011 at 12:20

Si no entiendes de redes sociales te lo explico en pocas líneas. De verdad, solo 600 palabras.

La mayoría de abuelos no entienden qué significa Internet. Lo ven como una realidad tan ajena a sus vidas como importante para el mundo, sobre todo porque sus hijos, sus nietos o los medios de comunicación que todavía leen en papel no dejan de hablar de ese extraño mundo. Twitter, Facebook, Google, páginas web… les cuesta comprender que hemos creado un mundo invisible.

Nosotros, en cambio, sabemos la importancia de crearse un espacio intangible. (Dame una oportunidad, sigue leyendo, que quizá no sea tan obvio lo que voy a contarte).

Desde que Internet reinventa la existencia de las cosas haciéndola más global, sabemos que, si un negocio no está en la web, tiene una existencia más reducida, más mediocre. Así, digamos, una empresa que no aparece en Google tiene más ‘no ser’ que ‘ser’. (Perdonadme).

Lo mismo que ocurre con los negocios pasa con las personas. Si no estás en Internet, parece que tu existencia se vuelve, en cierto sentido, mediocre. Y es que en realidad, existes para menos personas. Tienes menos probabilidades de compartir aficiones, gustos, pensamientos; mengua tu capacidad de conocer a otros y de tener contactos.

Pues bien, así como una empresa se da a conocer en Internet creando una página web, un individuo se abre hueco en ese mundo a través de las redes sociales. En ellas, como en el menú desplegable de una compañía, uno puede incluir tanta información de su vida como desee: fotos, opiniones, gustos o enlaces a sitios interesantes. Al crearse un espacio así muchas personas, surgen las redes. Y, al entrar en contacto unas con otras, esas redes se vuelven sociales, ya que las personas interactúan compartiendo información.

En ese sentido vuelven a diferenciarse las páginas web de las redes sociales. En las primeras se cuelga información oficial, mientras que en las segundas, la información es privada. Algo que muchos inconscientes, metidos hasta las trancas en Internet, no se paran a pensar, tomando por igual un espacio como Facebook que una página como la de la Nasa. Gente que tiene más vida virtual que vida real.

Cada vez hay más campañas que intentan concienciar a las personas de esa diferencia. Incluso hay un nuevo fenómeno, el ciberbullying, que empieza a preocupar a algunos ministerios. Lo mismo que sucede en los colegios, donde los más fuertes amedrantan a los débiles, está ocurriendo en las redes sociales, solo que de esa forma inmaterial que los abuelos no entienden.

Hay personas que dan rienda suelta a todo lo que piensan, todo lo que sienten, todo lo que les parece interesante en las redes. Algo que en la vida real, la palpable, uno solo haría con sus mejores amigos o entre familiares, donde sabe que le quieren por encima de sus rarezas.

Como no todos tus contactos en las Redes sociales, donde fácilmente puedes llegar a 200, son personas de tu confianza, mejor reservarse la intimidad para sacarla entre esos que cuentas con los dedos de una mano.

Si no, ocurre que pasas a ser raro si siempre compartes enlaces a sitios de interés. Eres un chulo si en todas tus fotos posas. Te llaman frikie si cuelgas todos tus dibujos. Y pueden llegar a hacerte eso, ciberbullying. Porque las personas no somos imparciales, y la información personal nunca es aséptica.

Dice mi madre que se le ha dado la vuelta al embudo. Ya no hace falta salir de casa a otros lugares para ampliar tu horizonte social. Ahora los bares están en Internet, en las redes sociales.

Anuncios
  1. Mordisteis la manzana de la filosofía y os convertisteis en filósofos… No hay quien lo niegue. En todo caso me gusta que hagáis gala de ese amor que oscila entre el poseer y no poseer la sabiduría.
    Adjunto el enlace a una imagen: en este caso se cumple lo de que “vale más que mil palabras”.

    • Había visto esa imagen. Creo que en tu blog… De todas formas gracias, viene como anillo al dedo. Así que usurpo ese enlace y le doy algo de imagen a nuestro apalabrado espacio. (Puede valer más que mil palabras, pero menos que 600!)

  2. No te perdono lo de el ser y el no-ser! si Aristóteles levantara la cabeza… Seguramente se abriría una cuenta en Twitter

    • Claro que el ser no es cuantificable, ya lo advertía Macbeth. Pero en cierto sentido sí que ‘existen’, no meramente son, cosas que tienen ‘más ser’. En fin, tendré que confesarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: