Son las palabras que llenan una hoja

Hermano Sol, hermana Luna

In 600 on 13 octubre 2011 at 0:48

Puede que sea cosa del Ecologismo, pero cada vez me preocupo más por los animales.

Hasta hace poco tenía dos canarios. Ahora solo tengo uno porque el primero pasó a mejor vida: se escapó de la jaula este verano. Antes de eso, para que no se les atrofiaran las alas, les construí una destartalada voladera que coloqué en un rincón de la terraza, sobre una mesilla redonda de azulejos. Ellos pasaban ahí todo el día, mientras que yo solo unas horas a la semana. Tantas como podía. Salía fuera y los miraba sin pausa. Después fui perdiendo la ilusión. Primero de que cantara el macho; luego de adiestrarlos y más tarde de que se aparearan. Encontré que siempre hacían lo mismo. Se limitaban a moverse de rama en rama o a ahuecarse las plumas cuando no extendían las alas para matarse. Así que pasé a observarlos menos tiempo. Incluso le dejé a un compañero el canario más joven para ver si adivinaba su virilidad. Uno de esos días, cuando recordé que tenía una mascota, salí al jardín y en la jaula solo había ramas. Primero lo hizo él y luego se escaparon mis lágrimas. Unas pocas, a fin de cuentas no tengo yo edad para llorar por esas cosas. A los días me pareció escuchar cómo piaba en el jardín del vecino. Empecé a silbar para ver si lo atraía, hasta que dejé de oírle. Estos días he visto cómo el mismo gato cruzaba el jardín de mi casa dos veces con un ratón en la boca, y no dejo de pensar en Apolo.

Mientras estaba sin pájaros me dediqué a curiosear un nido de golondrinas que hay en el tejado del vecino. Y creo que Bécquer tenía razón con su “volverán las oscuras golondrinas”, porque estoy segura de que la misma pareja lo habitan de año en año, como si fuera su casa de la playa, solo que emplean sus vacaciones para criar. Desde mi observatorio –la ventana del baño- pude ver cómo con el paso del verano iban asomándose las cabezas de las crías. Por lo menos había tres. Incluso aprendí que los adultos dejan el nido y les avisan con un pitido para que se escondan si se aceran otros ejemplares. También disfruté con la defensa del nido que hacían los progenitores. En dos ocasiones vi cómo decenas de golondrinas subían lanzadas hacia el nido para caer en picado. Me entraban ganas de lanzarles el cepillo de dientes o el bote de champú para que les dejaran en paz. Pero a ver qué le explico luego al vecino. Luego llegó septiembre y se fueron todos, aunque el nido sigue ahí, esperándoles a que llegue la próxima primavera.

Pero lo mío con los animales va de mal en peor. He llegado a sentir pena por una araña minúscula a la que le da por hacer “teling” de tu cabeza al hombro. Cuando eso me pasa, agarro el hilo por la mitad y extiendo el brazo para ver dónde está el bicho. Al dar con él, lo acerco al suelo, donde ya no hay tela que valga, y dejo que se vaya con sus patas a otra parte.

Hace unos días subía las escaleras de mi casa rumbo a mi habitación cuando me topé con una especie de escarabajo. Lo miré un instante –ojo, un instante encierra la eternidad- y luego lo machaqué con mi zapatilla derecha. Sonó alto. No tanto como para silenciar los ronquidos de mi padre, en el piso de abajo, pero me asusté. Ni siquiera intenté cogerlo con un folio y soltarlo por la ventana.

Anuncios
  1. Loved it!

    Eso de ecologismo con mayúscula, justo al principio, augura un gran texto. Creo que, de nuevo, logras generar un texto interesante y bastante cómico.

    P.D. Qué pena lo de Apolo.
    P.D.D. Yo con las arañas jamás tengo piedad. Su velocidad, su rumbo incierto y sus ágiles patas me causan tal pavor que me veo obligado a demostrarles, sin dilación, quién las precede en la escala animal.

    • Ves que por aquí seguimos, a pesar de las horas. Pensaba que ibas a decir que tú, a las arañas, las desmontas. Menos mal que me he equivocado al leer, porque lo otro significaba que seguías jugando con los Lego. Muchas gracias Willy, y no te preocupes por lo de Apolo, ya caerá algún pajarillo allá por mayo, “cuando hace la calor”. Me alegro de que te guste! (y ya que estás, podrías empezar a usar los botones que acabo de poner debajo de los posts y así ALZAMOS LA VOZ!!!!!) Te espero por aquí.

  2. Va ganando fuerza por momentos!!! Le tienes que dar alguna vuelta más, pero esta vez no te lo tengo en cuenta porque conozco el secreto de este post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: