Son las palabras que llenan una hoja

Todos nos merecemos un Nobel

In 600 on 7 noviembre 2011 at 14:27

Hoy toca hablar de economía, que ya era hora, por otra parte. Es la conversación estrella de los últimos meses (puede que ya podamos empezar a decir que de los últimos años…) Y os encantará porque todos sabéis mogollón del tema, todos tenéis la gran solución a la crisis y todos resolveríais este follón en un pis pas si fuerais presidente del gobierno, del Banco Mundial, del FMI o de lo que sea, ¿a qué sí? ¡Va! No podéis decir que no, que estoy segura de que habéis pensado en ello y sabéis que tenéis razón y que en vuestras conversaciones de bar está el esplendoroso futuro mundial que nos espera.

Ironías aparte, puede que sí que se encuentre el remedio en una discusión familiar sobre las pensiones el día de la comida de Navidad; pero sólo es una posibilidad. Por otra parte, los que realmente saben del mundillo decidieron hacer una quedada en plan tuenti, “¡Ey! Vamos a pasar el puente a Alemania y vemos a ver qué narices hacemos con esto”. Me refiero a la reunión que tuvieron diez premios Nobel de economía con los mejores jóvenes economistas del mundo. Ya sé que saco todas mis ideas de los reportajes de XLSemanal, pero es que merecen la pena. Estos hombres -ya lo siento por Bibiana, pero sí, sólo eran hombres-, que son muy listos, plantearon muchas soluciones; sin embargo, el planteamiento de la honestidad de bancos y gobernantes está presente en la mayoría de sus tesis. He aquí el gran problema: puede que no sea únicamente un problema económico, sino moral. Y creo sinceramente que dan en el clavo. Un par de anécdotas que lo podrían demostrar:

Durante mi estancia en Buenos Aires me tocó vivir la asombrosa experiencia de un censo nacional, que resumo así: el país se paralizó. Creo que ya he contando esto alguna vez, así que me abstengo de repetirlo. La cuestión es que todos los restaurantes estaban cerrados bajo pena de multa, no la recuerdo bien, pero no era gran cosa si a hostelería se refiere. Resulta que mis padres estaban de visita y en su hotel no había ni servicios mínimos, además había venido de visita una amiga y en mi casa ya vivíamos dos; total, que teníamos que comer los cinco y como el supermercado tampoco abría no contábamos con víveres suficientes. Encontramos un restaurante abierto y allí que fuimos. Comimos horriblemente mal y con un servicio pésimo; cuando estábamos en los postres vino la policía y cerró el garito con su correspondiente multa, pero el camarero nos lo aclaró: da igual la sanción porque somos los únicos que estamos abiertos y seguimos teniendo beneficios. He aquí la cuestión de si los castigos son suficientemente duros o de si las leyes son suficientemente realistas; pero de fondo es una cuestión filosófica, moralidad pura y dura: ¿dejo de hacer el mal porque realmente está mal o simplemente por miedo al castigo?

Otra cosa en la que pienso cuando se habla de economía es en los bancos que regalan la equipación completa para la cocina al cliente nuevo y a ti, que llevas años pagando mantenimientos de cuenta no te dan ni las gracias cuando domicilias la nómina o ingresas la herencia millonaria de la tía que vivía en América. Al final, vuelve a ser un tema moral, pero esta vez de moralidad rasa, común a todos los mortales, es decir, que no hace falta haber leído la Etica a Nicómaco de Aristóteles para comprenderlo. Es simplemente saber cuidar a tus amigos, porque, si no, no estarán ahí cuando todo se vaya a la mierda.

Anuncios
  1. Me estoy planteando domiciliar mi nómina y a una factura mensual en el Popular… ofrecen el iPad3. Por cierto, si las próximas elecciones las gana el P. Popular, ¿se notará en el B. Popular? Porque hay quien confunde la “B” con la “P”. Si tenéis este problema, os recomiendo http://inclusion.es/2008/02/27/dislexia-la-bew-bara-dobos/
    Gracias, Lydia, por tu escrito, pero quiero más guerra, ¡porfa!

  2. jaja, está muy bien. Las ideas de fondo son interesantes. Yo al menos me identifico en varias de las cosas que apuntas.

    Aparte de alguna que otra repetición de expresiones en el mismo párrafo, te pido que separes el “sino” del final y le añadas, justo antes, otra coma.

    Un beso y seguid así, vuestros textos son muy enriquecedores.

  3. Hala Willi!!! Ya tienes otro!!! Espero tus correcciones ansiosa, que seguro que tengo faltas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: