Son las palabras que llenan una hoja

La filfa del chocolate suizo

In 600 on 12 marzo 2012 at 11:12

Me he aficionado al café de McDonalds. A su tamaño, perfecto para llenar un mediodía; al recipiente de cartón y plástico con el que se puede beber sin tener demasiado cuidado; a su sabor arábico y tostado; a la leche templada con que siempre lo pido; a su precio de una moneda. Pero, por encima de todo, me he enamorado del McAuto. Me encanta no tener que aparcar, poner el ticket de la zona azul y esperar frente a la barra de un bar para que me sirvan un café negruzco, con la leche abrasiva que me hierve la lengua y retrasa mi vuelta al trabajo. Sin embargo, no siempre puedo utilizar ese servicio. A veces el sistema tradicional es más cómodo porque me pilla más de paso y, además, no todos los McDonals tienen McAuto.

Aparte del café, me encandila que lo sirvan desde las ocho de la mañana hasta medianoche. Así los madrugones se hacen más llevaderos cuando tengo que ir hacia el centro porque, casi de camino, cruzo por un McDonalds. Y las noches de verano se alargan con cafés-helado.

Pero me estoy entreteniendo con todo esto. Solo señalaba lo rico del café para contar que el otro día descubrí –en McDonalds, precisamente- que lo del chocolate suizo es una filfa.

Entré a pie porque no había McAuto. Hacía demasiado frío como para que la policía, que merodea la zona con frecuencia, se bajara del coche, así que dejé el mío junto a los contenedores. Nada más entrar en el restaurante –eran horas de legañas- un palé lleno de cajas con panes de hamburguesas entorpecía la ruta hacia el mostrador. (A saber cuánto tiempo después de fabricadas nos llevamos esas rebanadas al estómago). Me equivoqué al pensar que no habría nadie. Una sudamericana con gorra vaciaba bolsas y bolsas de patatas fritas dentro de un congelador. “Espere un segundito, ¿quiere?”. (Pues no, no quiero, entra mucho frío por la puerta abierta y voy a llegar tarde al reportaje). Tras el mostrador, todo estaba ordenado. (Huele a menta artificial). Las baldosas del suelo estaban libres de huellas, como el cristal que hay donde se recalientan las patatas fritas. La bandeja de pedidos también brillaba en esas horas tan tristes para las cajas registradoras. (¿Y si me pido una Cheese burger? Siempre hay estómago para una de esas).

“Buenos días, ¿qué le pido?”. “(Pídeme perdón por tardona), un café con leche templada, por favor”. “La leche sale directamente de la máquina”. “(Qué bien, porque sale templada), como sea”. El tema de la leche templada es mucho más serio de lo que cualquier barman puede pensarse.

En eso, entra un hombre que piensa que el garito está cerrado. “No, está abierto (¿no ves que estoy con las monedas en la mano?)”. El café llega a mis manos y me pongo a disolver el azúcar sin moverme del mostrador. Mientras, el hombre decide su desayuno. “¿Esto qué es?”, pregunta. “Son pastelitos de chocolate suizo”, le dice la de la gorra. “Suizas serán las vacas, porque desde donde yo sé, el cacao necesita un clima tropical para crecer”. “Bueno, es chocolate Milka”, se defiende la pobre india. “Milka o no, el chocolate no puede crecer en Suiza. Suizas serán las vacas” (así que no me claves tres moneditas por una mierda de bollo que lleva en el expositor más que un rollito de primavera en el bar de unos chinos), parecía que pensaba (un tío más amargo que los cafés de carretera). “Es que tengo un tío brasileño” (¡hombre, claro!, y yo un tío en América).

Anuncios
  1. crecer != fabricar. El chocolate es un producto manufacturado, en este caso en Suiza, que me ofrezcan semillas de árbol de chocolate que las compro sin pensarlo dos veces. Aún mejor, uno que de relojes, de los que hacen cucu-cucu.

    “Products are considered Swiss products if they are fundamentally local products or if they have been completely manufactured in Switzerland. In the case of products that have been only partly manufactured in Switzerland, the rule applies that the Swiss portion of the production cost (including basic materials, semi-finished products, accessories, wages and production overhead excluding distribution costs) must be at least 50%. However, this 50% portion is not the sole criterion for determining the Swiss origin of a product. The origin of the essential components and the manufacturing process through which a product obtains its characteristic features, and – in borderline or doubtful cases – the origin of the intellectual property embodied in the product and the special circumstances in the respective industry must also be taken into due consideration.”

    El chocolate era Suizo y ese señor un antipático.

  2. Paula! Llevas tiempo diciéndome que me pase por el blog, y mira que lo tenía un poco olvidadillo, sobre todo porque casi nunca me acuerdo del nombre. Me gusta la historia, aunque no puedo creerme que te guste el café de McDonald’s. ¿Tu aprecias el café? 🙂 Bueno, siempre está bien descubrir otras fronteras en estos tiempos de crisis y pocas monedas en el bolsillo. Anda, me iré pasando!

  3. No sé, no sé. Tengo la impresión de que no has trabajado mucho este texto, Paulica. Le falta un buen final, o como mínimo uno conclusivo.

    Por otro lado, no creo que el chocolate suizo sea “una filfa”. Una cosa son los productos que presumen de ser suizos y otra muy distinta los que verdaderamente lo son. Vamos, que hace medio año anduve por allí y aquellos chocolates no tenían nada de falso o artificial, independientemente de dónde creciera el cacao original.

    Ah, y McDonald’s se escribe así: junto y sin a.

    • En realidad tenía que haber escrito dos posts, y no uno, que así me habría salido mejor. Pero hay veces que es imposible salir del atasco, todo por no coger las tijeras y mandar a mejor vida lo que sobra. Cierto, me he dado cuenta antes, pero se me ha pasado corregirlo, ahora voy. Y, sobre lo del chocolate, claro que es una filfa. Bueno, al menos el cacao, que viene de Sudamérica. Ahora, puede que la elaboración sea suiza, pero más por las vacas que por la parte esencial. Gracias por escribir, esto empezaba a ser un poco aburrido! Como ves, soy la única que sigue adelante, marinera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: