Son las palabras que llenan una hoja

Ellos también emigraron

In 600 on 21 junio 2013 at 12:43

Mi abuela materna siempre dice que cumplir años sólo sirve para tener experiencia. Y que la experiencia sólo es útil como escarmiento. Con esa idea busqué a Emillio en Zaragoza, a Javier y a su hermana María, a María Jesús, a quien todo el mundo llama Maruja, a los esposos Cándido y Pilar y a Pedro, natural de Salamanca. Porque todos estos abuelos españoles tienen algo que enseñarnos a los jóvenes de ahora, sobre todo a los que salen del país, ya que ellos hicieron lo mismo cuando apenas tenían 20 años.

Fotos: CEDIDAS

Fotos: CEDIDAS

Emilio nos recibió en su casa a las afueras de Zaragoza, en un barrio fantasma, retrato de la crisis española. Al final del pasillo estaba el salón, donde nos contó sus idas y venidas de Francia para las cosechas, su terrible año en Alemania y lo bien que le trataron en Holanda. Mientras, su mujer y uno de sus tres hijos, el sacerdote, nos prepararon una merienda con bollos, distintas clases de tartas y un fuerte café con leche sobre una bandeja. Allí nos pasamos media tarde, mientras la excavadora rugía fuera y el cierzo azotaba las ventanas. Nos marchamos con el estómago, la grabadora y la cámara de fotos rebosantes de tesoros.

Con Maruja todo fue más sencillo. Le entrevistamos en la cocina donde invierte la mayor parte del día. Nos invitó a tomar un café que casi me derritió la lengua. Después se sentó en la cabecera y respondió largamente a nuestras preguntas. Ita, como le llaman las nietas con las que vive, nos relató su viaje de ida a Venezuela con 19 años y su vuelta a España después de más de 50. Se rió recordando cómo el de su madre era un “negocio redondo” porque le encargaban coser prendas que luego nadie pagaba. También lloró la muerte de sus hermanos y se enfadó con los que se conforman con estar en paro.

María y Jesús solo nos cedieron una imagen de sus años en la Gran Manzana. En la foto, en blanco y negro, los hermanos pasean agarrados por Central Park. Debe de ser otoño. En el fondo asoman árboles pelados y ellos dos caminan alegres con abrigos largos. Su padre había sido borreguero en Virgina a principios de siglo y ellos repitieron la aventura “para ganarse el garbanzo” unas décadas más tarde, pero en Nueva York. Nos recibieron varias veces, siempre en domingo, cuando se reúnen en casa de ella al calor de la chimenea.

A los mayores no les gustan las fotografías. Lo corroboramos con Pedro, el salamantino que trabajó como relojero en Suiza, y con Petra, una anciana costurera en París que, después de dos largas visitas, acabó por cerrarnos la entrada a sus recuerdos y a su vida.

Cándido y Pilar, un matrimonio de 80 años, nos invitaron a un café en su bar de Pamplona. Nunca hubiera adivinado su edad. Ella hablaba rápido, sin que le temblara la voz, y él se levantaba a cada rato para atender con su hijo la barra del bar. Se habían conocido en Australia en los años 60 y volvieron juntos a España para casarse. Asentados en Navarra, de donde es él, fundaron una asociación de emigrantes en Australia que acabó por desaparecer.

Sus experiencias, recogidas en el reportaje “Yo también emigré”, sirven de lección a los españoles entre 16 y 64 años que se marchan ahora al extranjero para ganarse el garbanzo. A pesar de las diferencias, hay rasgos que comparten las distintas generaciones de emigrantes, como el país de destino, que se emprende desde aquí como una ruta hacia el Dorado.

Anuncios
  1. Por cierto, me han encantado ambos

  2. Deja de escribir y coge el teléfono!!!!

  3. Dios mío, cuánto he disfrutado este texto y, sobre todo, el reportaje. Aleccionador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: