Son las palabras que llenan una hoja

A un español

In 600 on 12 octubre 2015 at 22:26

Si me buscan, me encuentran. Y eso que no quería hacerlo, lo prometo. Aunque he de decir que no escribo en caliente porque he tenido mi particular jornada de reflexión. Hoy, doce de octubre, ha sido un día normal para mí, estoy lejos de mi tierra y como no puedo ponerle flores al manto de la Virgen, tengo la españolidad un poco ausente. Sin embargo, ha aparecido él, con ganas de liarla y de llamar la atención, que es lo único que se le da bien porque no sabe de nada más. Me he cabreado mucho; para ser sincera, me ha jodido en el alma. Con perdón. Y lo primero que he hecho ha sido usar mis 140 caracteres en un “Me cago en tu puta madre”, con todas las letras y en mayúsculas. Con perdón otra vez. Pero no lo he hecho. Por no entrar al trapo, por no darle esa satisfacción y por respeto a una señora que nada me ha hecho. Pero, sobre todo, por educación y por dignidad. Mi dignidad. Luego ha llegado la carta de Frank Cuesta y alguna que otra petición de mi reacción a lo que desgraciadamente se ha convertido en una de las noticias del día.

Y en éstas me hallo, así que, señor Toledo, decirle que el respeto es necesario para una convivencia sana y pacífica; que esto no va de jugar a ser libres diciendo lo que le salga del prepucio sin tener en cuenta a los demás. Esto va de tener la madurez para abrir la boca cuando es necesario y de cerrarla cuando es debido. Quizá este consejo le llegue tarde, quizá no le interese la educación ni herir los sentimientos de millones de personas, pero lo que sí que debería interesarle es no parecer un falso idealista disfrazado de demagogo que va de libertino despachando mierda a quien menos quiere comprarla. Mi consejo, aunque no se lo merezca, es que deje de pensar, de opinar y de escribir. Nosotros viviremos más tranquilos y usted llevará una vida un poquito más digna. Me compadezco de los cubanos que tienen que aguantar sus impertinencias y ordinarieces diarias; haber conquistado América para que llegue gente como usted… mejor habernos quedado aquí. Siéntase afortunado si en algún momento llega a leer esto o si lo ha hecho con las reacciones a su vulgar, engreído y despreciable comentario; se deberá a que es uno de los pocos privilegiados con un Internet libre en aquella Isla Juana que bautizó Colón, si es que aún vive por allí. En su mansión. Por el bien de todos, espero que así sea, que siga bien lejos.

Pese a ser muy fan de España, de los Reyes y, sobre todo, de la Virgen del Pilar, bien es cierto que poco tenemos que celebrar, salvo las tradiciones, el orgullo patriótico o la conciencia unánime de pertenencia de unos cuantos millones de personas a uno y otro lado del charco. Cuestiones demasiado abstractas para los tiempos que corren, como ven. Así que es verdad que quien eche mano de las cifras de paro podrá enfadarse por los 800.000 euros que ha costado el desfile. Es verdad que no fuimos civilizadamente a expandir la fe -y las arcas- de sus católicas majestades allende los mares y sí, hubo asesinatos, esclavitud y violaciones por doquier. Hace más de quinientos años. Pero no, hoy no se celebra una masacre, sino un gran orgullo. El nuestro, el hispano. Pese a todo, no ofende el que quiere, sino el que puede y usted, Señor Toledo no da la talla. Nunca la da.

Boas noites, bona nit, gabon, buenas noches.

image

Anuncios
  1. Parecidas reflexiones he tenido yo también, Lychu. Sólo una pequeña corrección: en “quién menos quiere” hay que suprimir la tilde.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: